Este 22 de marzo, en el Día Mundial del Agua, Mercociudades reafirma la necesidad de implementar medidas hídricas y de saneamiento, como elementos clave para la reducción de la pobreza y la sostenibilidad ambiental. Destacando en especial dos ejes vinculados a los duros acontecimientos que la humanidad enfrenta actualmente: el vínculo entre agua y cambio climático; y el agua como herramienta imprescindible en la lucha contra la pandemia del coronavirus.

A continuación, lea el mensaje emitido en la fecha por las ciudades de Canelones (Uruguay), Esteban Echeverría (Argentina) y São Leopoldo (Brasil):

“Este 22 de marzo, la vicepresidencia de Desarrollo Urbano Sostenible y Cambio Climático de Mercociudades, a cargo de los municipios de Esteban Echeverría (Arg.) y São Leopoldo (Br.); y la Unidad Temática de Ambiente y Desarrollo Sostenible, coordinada desde el Gobierno de Canelones (Uy.), convocamos a los gobiernos locales a celebrar el Día Mundial del Agua.

El Día Mundial del Agua, que se celebra el 22 de marzo de cada año desde 1993, es una celebración de las Naciones Unidas que se centra en la importancia del agua dulce como un recurso insustituible y fundamental para la vida.

La idea de celebrar este día internacional se remonta a 1992, año en el que tuvo lugar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de Río de Janeiro y en la que emanó la propuesta. Ese mismo año, la Asamblea General adoptó la resolución por la que el 22 de marzo de cada año fue declarado Día Mundial del Agua, siendo 1993 el primer año de celebración.

A esta celebración del Día se añadirían posteriormente eventos anuales específicos en torno al agua (por ejemplo, el Año Internacional de Cooperación en la Esfera del Agua 2013) e incluso decenios de acción (como es el caso del actual Decenio “Agua para el Desarrollo Sostenible”, 2018-2028). Todo ello no hace sino reafirmar que las medidas hídricas y de saneamiento son clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental

Desde Mercociudades pretendemos aportar a la toma de conciencia sobre los millones de personas que viven sin acceso a agua potable en el mundo, y trabajar en el diseño e implementación de medidas para abordar la crisis mundial del agua, siguiendo así el espíritu del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6: agua y saneamiento para todos en 2030. Esta es una de las grandes metas que desde los Gobiernos locales venimos trabajando para mejorar la salud y la calidad de vida de nuestros vecinas y vecinos.

En este año queremos resaltar 2 ejes fundamentales:

– Agua y Cambio Climático están vinculados de una forma singular.
La Variabilidad y el Cambio Climático están acentuando problemas como las Sequías, eventos climáticos extremos, aumento del nivel del mar, etc., por lo que claramente podemos afirmar que a medida que se altera nuestro clima también lo hace el agua, y directamente los organismos vivos que de ella dependen. Profundizar las medidas no solamente de mitigación, sino también de adaptación al Cambio Climático nos debe permitir utilizar el agua de manera cuidadosa y eficiente, prepararnos para aquellos cambios que ya comienzan a manifestarse y por tanto proteger la calidad de vida de nuestra población.

– Agua contra el Coronavirus: manos al grifo, la mejor lucha
Lavarse las manos es esencial para prevenir enfermedades infecciosas, y en particular para contener la propagación del Virus SARS CoV2, y por ende la enfermedad denominada COVID 19.Tenemos que lograr que vecinas y vecinos de nuestras ciudades que cuenten con agua de calidad y jabón, sigan los pasos y se unan a la Campaña #Manos Limpias.”

Acceda y difunda el comunicado.
Más información: Sitio Oficial –  Naciones Unidas. 
Foto: ONU